Informalidad, sustento de la economía boliviana

Sebastián Crespo Postigo. Bolivia
Las opiniones que se expresan en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente compartidas por la Fundación Ciencias de la Documentación ni sus entidades colaboradoras
.

Actualmente existe un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI) que menciona a Bolivia como el país con la economía más informal del mundo, aproximadamente con el 62.8% del PIB seguido por Zimbabue con 60.8%. Es un estudio de 158 países (enero, 2018). Ahora es importante cuestionarnos; ¿Por qué ocurre este fenómeno? ¿Realmente la gente no desea formalizarse? ¿Es culpa del Estado o del Individuo?

En mi opinión la respuesta es sencilla y tiene varias aristas para analizar. Estas actividades económicas que son a sombra del Estado se dan por el exceso de regulación en el mercado, factores monetarios e institucionales. Dentro de estas se encuentran la burocracia gubernamental, corrupción, mala administración estatal, el débil Estado de Derecho que tenemos y podría continuar sin duda con la lista.

Claro está, que es el Estado el que desincentiva al individuo a crear emprendimientos. Estos microempresarios que buscan sobrevivir día a día por medio del comercio no buscan nada más que generar un mecanismo efectivo para dar con el mayor beneficio posible, los mismos que se enfrentan a la disyuntiva de formalizarse o no, estos agentes continuamente analizan costo- beneficio y sin duda la formalidad no genera réditos. Estos agentes se encuentran en un ambiente desfavorable, este mismo que es perverso, intromisorio, pareciera que quienes hacen las leyes tienen buenas intenciones, pero no porque sea ley significa que es correcto. Estos agentes solo buscan su bienestar, o en mayoría de los casos su sobrevivencia diaria.

Es necesario que se abran nuevos y más mercados comerciales, el libre comercio es el mecanismo más eficiente para eliminar el contrabando y disminuir la informalidad. Asimismo, contribuye a reducir la evasión tributaria, genera mayor competitividad entre empresas, lo que por consecuencia las hace más eficientes en procesos internos y un mejor uso de los recursos escasos. En consecuencia, el mayor beneficiado es el consumidor y la población en general.

Esta informalidad, nos sustenta, sin dejar de lado las empresas formalmente establecidas por supuesto, está informalidad que no recibe o tiene beneficios sociales, solo se ve más afectada por las malas políticas del Estado. Y aún si, genera comercio, genera empleo, crea riqueza.

Citando una frase de José Luis Borges; “El más urgente de los problemas de nuestra época es la gradual intromisión del estado en los actos del individuo”.

Estos actos, regulaciones y limitaciones, son la verdadera causa de este fenómeno económico. Se necesitan mayores incentivos económicos, incentivos que jueguen un rol imprescindible para crear mayor riqueza. Todo esto de mano del libre mercado.