Entrevista Aida Ruiz, miembro del Top Networking Club

Ver perfil de Aida Ruiz Franco

¿Podría contarnos a qué se dedica, así como su empresa?

Soy Abogada digital y lo combino con la docencia en la Universidad. Ayudo a emprendedoras de ecommerce a proteger la privacidad de sus clientas y clientes que son el mayor activo de su negocio.

Detrás de cada dato personal, de cada lead hay una persona de carne y hueso. Los datos personales son recursos naturales y estos han transformado los modelos de negocio. Más allá de ofrecer soluciones legales mi objetivo es fomentar la pedagogía entre las emprendedoras digitales para iniciar la senda de la responsabilidad social corporativa en el manejo de los datos personales.

Creo firmemente que este es el nuevo reto de la sociedad digital. La legislación está adaptada al modelo productivo iniciado en la revolución industrial. El marco jurídico ha de incorporar los nuevos escenarios productivos porque si no asistiremos a un crecimiento de las desigualdades de forma exponencial.

¿Cuáles son los principales retos a los que ha tenido que hacer frente y qué ha aprendido de ellos?

Existe mucho desconocimiento sobre las obligaciones legales en materia de protección de datos que los negocios digitales están obligados a incorporar. Este desconocimiento se incrementa respecto a cómo liderar la responsabilidad social en el uso y transformación de los datos personales, en los negocios digitales.

Oímos hablar de los nuevos desafíos del marketing digital, experiencia de compra, marketing experiencial, storytelling, pero en el aire no se respira consciencia más allá de las obligaciones legales. Me cuesta mucho introducir en el debate que aquellos ecommerces que realizan un uso de los datos de forma transparente y responsable se posicionan más rápidamente como marca y como negocio digital.

Mi mayor reto está situado en la pedagogía y educación para fomentar una conciencia que vaya más allá de las obligaciones legales.

Mi gran aprendizaje ha sido adaptarme al lenguaje del marketing. Yo vengo de una profesión en la que el lenguaje empleado es muy técnico. Este lenguaje es el que se encuentra por ejemplo en los avisos legales que se pueden leer en las diferentes Web de las tiendas online. No dejo de insistir en que un aviso legal no es otra cosa que una conversación con las personas que pasean por el escaparate de un ecommerce y que en esa conversación se ha de emplear un lenguaje sencillo, transparente y ameno.

¿Ser mujer ha sido una dificultad añadida?

El mundo del trabajo está regido por los cánones masculinos y los negocios digitales han trasladado esos estereotipos. 

Personalmente ser mujer no lo siento como una dificultad, pero he de reconocer que esa es mi apreciación personal. Después de diez años liderando una fundación que se dedica a investigar y a desarrollar políticas de igualdad de género en las relaciones laborales decidí que había llegado el momento de emprender e iniciar el camino en solitario. 

Más que dificultades hablaría de códigos invisibles que están instalados y flotan en el aire.  En mi día a día, asisto a comentarios que juzgan mi actividad en función de mi sexo y mi edad. He iniciado el emprendimiento a los cincuenta y tres años. Estoy acostumbrada a convivir con esos códigos a veces invisibles que en ocasiones se hacen muy visibles. No lo veo como dificultad, pero eso es porque me considero una persona muy resilente.

¿A su parecer, cuáles son los 3/4 ingredientes que debe tener un perfil directivo en su área de trabajo?

El primordial y básico es creer en ti misma. Si no crees en ti, el resto tampoco lo hará. Este es el principal ingrediente para liderar grupos y para gestionar proyectos.

El segundo tener suficientes habilidades para gestionar los riesgos y la incertidumbre. Hay quien lo llama resistencia al fracaso, pero creo que esa es una visión instalada en lo negativo y me considero una persona realista, pero sobre todo positiva, soy de las que suelen extraer los aspectos positivos de cada experiencia. 

Por último, tener capacidad para crear redes o construir relaciones. Las personas somos animales sociales por naturaleza antes la forma deagrupamos era en familias, comunidades y Estados. El reto ahora es ver cómo podemos trasladar esa sociabilidad al ámbito digital. He de decir que no entiendo la colaboración, creación de redes sin sororidad. La sororidad nos hermana a las mujeres.

¿Por qué es importante para usted y su empresa participar en el TopNetworkingClub?

Como he dicho, sin redes y sin sororidad no puede haber crecimiento profesional y personal. TopNetworkingClub es una gran oportunidad para crear sinergias profesionales y personales. Hay que recordar que lo personal es político y también lo privado es político.

TopNetworkingClub es una gran oportunidad para crecer juntas en una comunidad con mujeres de diferentes continentes sobre todo ahora que hay un rebrote de discursos que penalizan además del género, la etnia o la raza, antes lo llamábamos discriminaciones múltiples, prefiero denominarlo interseccionalidad donde se reúnen las discriminaciones por razón de género, raza, edad y también clase social. 

 

En cumplimiento del Reglamento (UE) 2016/679 hemos actualizado la política de privacidad para informarle de cómo usamos sus datos.
Además, utilizamos cookies propias y de terceros para optimizar su navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando acepta también nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies